lunes, 23 de abril de 2007

Danilo Devizia
22 de Julio de 2002
Ignoro si el lector conoció a Danilo Devizia.
Danilo era actor. Pero era uno de los más geniales, tumultuosos y políticamente incorrectos actores argentinos. Su talento era explosivo, retorcido, intolerante e insoportable. Peronista inclaudicable, trotskysta de sólida formación, cristiano convencido, Danilo no tenía límites. Los pocos años que pasó en Buenos Aires lo hicieron centro en las mesas de los amaneceres en el Pernambuco de la calle Corrientes de la década del 80. Danilo tenía una amplia cultura, muy superior a la media entre sus colegas, estaba políticamente formado en la tradición del peronismo y de lo mejor de los escritos de León Trotsky. Era provocativamente gay y la experiencia vital, sin límites y sin claudicaciones, constituyó la materia prima de su arte.
Logró momentos culminantes en el escenario del teatro Alvear, junto a Alberto de Mendoza, interpretando a Juan Sombra, el demonio en la adaptación porteña del Don Juan. La prensa comercial no pudo ignorar su perversa y ambigua interpretación, su infinita delgadez discepoleana, su maligna mirada, su voz meliflua y seductora.
Pasó noches y noches de hambre y wisky, en su intento de no entregar su arte al becerro de oro de la televisión y los bolos en las tiras. Sólo hizo lo que quiso. Cuando no pudo más, cuando la angustia, la soledad, el hambre y la enfermedad lo abatieron se volvió a su pueblo natal, Necochea, con su madre y sus amigos de la infancia.
Lo conocí cuando filmamos Mirta de Liniers a Estambul. Después hicimos Chorros y la última vez que lo contraté fue para hacer un extraordinario y corrompido gerente gay de una disco, La Maga.
Danilo Devizia era intransigente, sensible e inadaptable.
Murió anteayer en Necochea. Fue uno de los más grandes actores argentinos: una especie de Klaus Kinsky rioplatense.
Estoy triste.

5 comentarios:

  1. Boogie_El_Aceitoso21 de marzo de 2008, 20:20

    Hola, realmente me conmovió la crónica acerca de Danilo Devizia, tal como supone el texto, no recuerdo puntualmente al actor de marras, pero independientemente de esta situación, luego de leer el articulo queda un sabor semiamargo, como si de alguna manera este anónimo-conocido actor, sintetizará y en esa acto metaforizara la vida de muchos de nosotros conocidos-desconocidos. Obviamente, que es inevitable al leerlo no observar el halo trágico que cubre la crónica, digo quizás hasta un punto ligado al martirologio, como dice por ahí: “….Sólo hizo lo que quiso. Cuando no pudo más, cuando la angustia, la soledad, el hambre y la enfermedad lo abatieron se volvió a su pueblo natal”. Sencillamente me encantó la estructura de la narración y el fuerte sentimiento que me generó, aún por alguien que no he conocido. Fue un placer encontrar este blog en el medio de tanto espacio dedicado prácticamente a la nada misma. En realidad, llegue a este lugar buscando información sobre la película “Mirta de Liniers…” porque recuerdo haberla visto allá por mediados de los 80’s, con veintipico de años, con mucha ilusión encima, habiendo dejado la ciudad natal (Luján) no solo con el afán de estudiar Psicología en la Uba, sino también formar parte de una ciudad con tantas y variadas ofertas culturales como las que circulaban en Buenos Aires por aquellos años post dictadura, con tantas ganas, con tanta “inmortalidad” encima, viendo espectáculos por dos mangos o a la gorra en San Telmo, el Cine del Teatro San Martín, etc, etc. Uno sabía que por ay no se trataba de la quinta esencia del arte, pero era tan hermoso poder participar de diversas manifestaciones con tan poco dinero, además era más fuerte el ímpetu y las ganas que cualquier otra cosa. Hoy…. Los cuarenta y pico son mi presente, prácticamente no voy al teatro, cine veo mas seguido, pero en el medio de tantas cosas, recuerdo aquella película que fui a ver con mi novia de entonces, salimos tan encantados con la película, formo parte de una larga y “obligada” charla post cine, entre café, pucho y amor… Que seguramente después formó parte de otras charlas con amigos, obviamente también con café y faso de por medio… Hoy, la novia no está, los amigos, muchos han quedado formado parte de ese cuadro, muchas añoranzas de antaño quedaron en eso, algunas cosas he conseguido, en algunas pienso igual en otras simplemente me quedo pensando…Pero como sea, Mirta de Liniers a Estambul significa parte de esa época, hoy voy a ver si algún gestor de descarga la tiene a disposición para así recuperar, aunque sea brevemente, parte de aquel cielo de antaño, aunque el faso ya no esté, un amor, como otros que he tenido que dejar, pero sigue fuerte en mi corazón, pese a tanta caza de brujas al respecto. Bueno Julio, realmente fue un placer encontrar su espacio y si bien es un tanto anacrónico mi contacto, igualmente me gustaría que me cuente alguna anécdota respecto de la película. Mi correo es edruf_freud@yahoo.com.ar. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Amé y amo a Danilo, lo conocí en Don Fausto, cuando yo tenía 12 años y recuerdo de ir todos los fines de semana a verlo actuar, me fascinaba, vi mucho teatro y muchos grandes actores pero Danilo era único, todavía conservo la foto que me saqué con él en el año 95. Recerdo que una noche fria, helada de invierno, admirados por lo que habíamos visto en el escenario, nos quedamos esperandolo a la salida del teatro Alvear con parte de mi familia (tardaba horas y horas en salir), estaba muy conmovido por el tiempo que habíamos estado esperandolo, sobre todo por el terrible frío que hacía, se despidió diciéndonos "El diablo no existe", nunca me lo voy a olvidar.

    ResponderEliminar
  3. Mi correo es xibalba82@hotmail.com

    ResponderEliminar
  4. Danilo era brillante siemre lo re3cordare, les dejo un grupo que arme en facebook se llama: danilo devizia siempre te recordaremos, úede entrar, hacer aportes, con comentarios fotos de él, sus trabajaos, notas periodisticas, etc.

    ResponderEliminar
  5. fue un gran y tremendo ,tenia la categoria de un artista es una pena que nos dejara siendo tan joven, pero los que pudimos verlo en escena jamas lo olvidaremos un ABRAZO DANILO!!...que tu genio siga volando, ahora los cielos
    MARIANO

    ResponderEliminar